Inteligencia Emocional ¿Cómo saber si la poseo?

Definir el concepto de inteligencia emocional necesita de un amplio número de variables y criterios que la implican. Primero debemos partir de los elementos que la forman: inteligencia y emoción. Por un lado, la inteligencia es la capacidad para resolver problemas, aprender y crear nueva información. Por el otro lado, las emociones son procesos psico-fisiológicos que funcionan como indicadores de lo que sucede en nuestro ambiente (información emocional) para así tomar una respuesta o realizar una acción adaptativa acorde (procesamiento).Por tanto, la inteligencia emocional es la capacidad que una persona posee de procesar la información emocional que sirve para adaptar nuestra conducta y procesos mentales a una determinada situación o contexto. Cuanta mayor capacidad tengamos de resolver este tipo de problemas, mayor inteligencia emocional se tendrá.

Según definieron Salovey y Mayer el año 1900, la inteligencia emocional consiste en manejar los sentimientos y emociones, clasificarlos y utilizar estos conocimientos para dirigir los propios pensamientos y acciones. Como tal, la inteligencia emocional no puede ser categorizada en una escala numérica para ser medida, y esto es debido a que es un concepto complejo de comprender y que no se parece en muchos aspectos a la inteligencia lógica convencional, que sí puede ser medida. Sin embargo, un análisis de los datos de más de un millón de personas realizado por Travis Bradberry ha sintetizado algunas claves que nos pueden ayudar a saber si tenemos o no inteligencia emocional. Según este autor, las personas con inteligencia emocional comparten las siguientes características:

Tienen un amplio vocabulario emocional

Todas las personas experimentan emociones, pero solo algunas pueden identificar con precisión qué les ocurre. Según la investigación de Bradberry, solo el 36% de las personas pueden verbalizar si están irritados, frustrados, estresados u oprimidos. Mientras más específicas sean tus palabras, mayor facilidad tienes para saber cómo te sientes, qué ha causado el posible problema y cómo lo puedes arreglar.

Sienten curiosidad por los demás

Si tienes inteligencia emocional tendrás una gran empatía por lo demás, por lo que te preocuparás por la gente que te rodea y, por lo tanto, sentirás gran curiosidad por ellos.

Abrazan el cambio

Quienes son inteligentes emocionalmente también se adaptan con facilidad a los cambios. Dejan de lado el miedo que puede provocar cambiar de vivienda, trabajo o pareja y buscan la felicidad escondida.

Saben cuáles son sus puntos fuertes y débiles

Consiste, en definitiva, en conocerse a uno mismo. De este modo, saben cómo usar su propia personalidad para adaptarse a las situaciones.

Saben perfectamente lo que le ocurre a los demás

Alguien que sabe analizar los sentimientos del resto tiene mucho ganado, aunque son pocos los verdaderamente capaces de hacerlo.

Son difíciles de ofender

Si te conoces a la perfección, es difícil que las palabras del resto te consigan sacar de tus casillas. Quienes tienen una gran inteligencia emocional suelen estar seguros de sí mismos y tienen la mente abierta.

Saben decir “no”

Decir que no a alguien es una tarea muy complicada que depende, en gran medida, del autocontrol. La impulsividad suele llevarnos a decir que sí a todo, pero las personas con gran inteligencia emocional saben lo que puede provocar realizar una tarea u otra y, por lo tanto, se niegan con facilidad a lo que puedan provocarle estrés, agotamiento o incluso depresión.

Dejan pasar sus errores

Las personas emocionalmente inteligentes se distancian de sus errores, pero sin olvidar que los han cometido. De este modo, son capaces de adaptarse a las situaciones para que les sean más fáciles pero sin fustigarse por lo que se les da mal.

 Dan sin esperar nada a cambio

Cuando das algo de manera espontánea, sin esperar nada a cambio, generas una gran impresión en la otra persona que puede derivar en una relación estrecha.

No guardan rencor

Quienes se conocen bien a sí mismos y a los demás pueden llegar a entender mejor los problemas y, por lo tanto, dejarlos atrás sin guardar rencores inútiles.

No buscan la perfección

Quien se conoce sabe que nadie es perfecto, por lo que la perfección nunca es su objetivo. Cuando el objetivo de una persona es la perfección, la sensación que queda siempre es de fracaso, de frustración.

Aprecian lo que tienen

Las personas que tienen conciencia emocional y tienen vínculos más fuertes con quienes hay a su alrededor cuentan mejores estados de ánimo y energía.

No dejan que nadie limite su felicidad

Las personas emocionalmente inteligentes no tienen por qué fundamentar su felicidad en las opiniones de los demás. Ellos se sienten bien acerca de algo que han hecho, sin dejar que el resto controle sus emociones.

 

 

Referencias

Pico, I. (2017). ¿Qué es la inteligencia emocional? Definición histórica. Obtenido de psicopico.com: http://psicopico.com/la-inteligencia-emocional-definicion-historica/

Saloz, J. C. (12 de mayo de 2016). 18 pistas para saber si tienes inteligencia emocional. Obtenido de PlayGround.com: http://www.playgroundmag.net/noticias/actualidad/claves-saber-inteligencia-emocional_0_1753624631.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *